El rito musulmán funerario
Funerales

Rito musulmán. Otra cultura, otras costumbres funerarias

 

Rito musulmán. Preceptos

Iniciamos con el rito católico del funeral una serie de artículos sobre los diferentes ritos funerarios según culturas y religiones. Hoy vamos a continuar con un vistazo al rito musulmán. Al igual que el mundo católico el mundo musulmán es muy amplio. Este hecho provoca que haya ciertas peculiaridades según la zona.

El rito musulmán sigue las directrices del Corán y la Sunna. El Corán, para el que no lo sepa, es el libro religioso guía de todo musulmán. Es lo que para los cristianos es la Biblia. La Sunna es la recopilación de las costumbres de Mahoma y los cuatro primeros califas ortodoxos que contempla una seria de preceptos religiosos que se deben seguir.

¿Que es la muerte para un musulmán?

La religión musulmana se encuentra situada en la misma familia que la cristiana y la judía. Para un musulmán esta vida no es más que un paso hacia otra posterior. La muerte es un hecho que debe asumirse como algo natural y que se produce cuando Allah lo decide.

En algún momento el mundo será destruido y Allah resucitará físicamente a los muertos para ser juzgados. Los musulmanes también creen que hay un paraíso y un infierno.

En el paraíso encontrarán palacios, excelentes manjares y vírgenes o huríes. A diferencia de los cristianos el infierno no es un lugar donde se permanece eternamente. Existen una serie de pasos que se pueden seguir para conseguir salir de él.

 

¿Que es lo primero que se le hace a un musulmán tras su muerte?

Se asume por parte del Islam que en los primeros momentos se produce un shock por el acontecimiento sucedido. Una vez pasados estos minutos de recogimiento que nos permite asumir la muerte comienza el rito.

En primer lugar es preferible en la religión musulmana morir rodeado de los más allegados a ti y no en presencia de extraños. Una vez dicho esto cuando el cuerpo ya no tiene vida uno de los allegados debe pasar la mano de arriba hacia abajo por el rostro para cerrarle los ojos. El cuerpo debe ser cubierto en ese momento por un trozo de tela o alguna ropa.

También es costumbre decir en alto una súplica que más o menos vendría a decir:

A Dios pertenecemos y hacia Él es nuestro regreso.

Rito musulmán. Las deudas del fallecido.

En estos momentos el fallecido está rodeado de las personas más cercanas a él. Es habitual en el Islam que los familiares o amigos se presten dinero entre ellos. Esto es así porque el Corán prohíbe de alguna manera los bancos. Un musulmán que siga sus preceptos religiosos no acudirá a un banco a pedir un préstamo. Acudirá a un familiar para que le preste lo que necesite.

El alma de un creyente permanece en suspenso hasta que todas sus deudas son pagadas

Esto dijo el profeta Mahoma y los musulmanes creen que este es un buen momento para saldar las deudas de los muertos.

Los musulmanes entierran a los muertos lo más rápidamente posible. Así que se procede con celeridad a informar del suceso. Esto se hará por los medios que estén al alcance de la familia del difunto.

El rito musulmán del baño.

Al-Ghusul o ritual del lavado. Esta operación debe hacerse por personas del mismo sexo de la persona que ha fallecido. Cuanto más cercanas sean a él mejor. Todo el procedimiento sigue unas instrucciones estrictas que todo musulmán debe conocer.

El lavado del cuerpo sirve para que los pecados del difunto sean eliminados. De esta manera se reunirá con Allah totalmente puro.

Las partes íntimas del cuerpo estarán cubiertas por un trapo o tela. Aquel o aquella encargado del lavado pronunciará siempre las palabras «en el nombre de Allah»

A las mujeres además del lavado del cuerpo su pelo será trenzado. Se realizarán tres trenzas a la espalda de la difunta.

Existen funerarias en el mundo musulmán. Estas entidades pueden encargarse de todo el proceso tras la muerte de un ser querido. Pero las reglas son sencillas y cualquiera se puede encargar de ello. Solo deben cumplirse tres requisitos:

  1. Ser discreto para no revelar nada de lo que vea del cuerpo del difunto.
  2. Ser del mismo sexo que el difunto.
  3. Conocer los preceptos del Islam que debe seguir.

El lavado debe realizarse un número impar de veces. El último lavado debe realizarse con perfume o almizcle.

Existe una excepción para el lavado. En el caso de los mártires no se producirá el lavado para que conserven su almizcle para el día del juicio final.

El amortajamiento del cadáver.

El proceso de envolver al cadáver para su posterior inhumación se llama Al-Kafan. El cuerpo se envuelve con tres sábanas perfumadas. Estas lienzos se llaman Qamees, Izaar y Lifafah. La primera tiene un agujero para introducir la cabeza del cadáver y le llegará hasta las rodillas. La segunda se dobla primero a la derecha y luego a la izquierda. Finalmente la tercera lo cubre completamente.

Sobre las sábanas se atará el cuerpo con cuatro cuerdas. Una en la cabeza, otra en los pies y dos en el cuerpo. Solo los considerados héroes pueden ser enterrados con la ropa con la que murieron.

 

El rito musulmán. La oración fúnebre.

Tras el lavado y purificación del cuerpo se lleva a cabo la oración fúnebre. Este rito es muy importante en el rito musulmán funerario. Se realiza fuera de la mezquita en una zona llamada Musallah. Puede realizarse también en el cementerio pero no está muy bien visto.

Los creyentes deben participar en este rito porque Mahoma dijo que les recompensaría. Mahoma también dijo que si un musulmán ha muerto y cuarenta musulmanes rezan por su alma Dios aceptara sus súplicas.

Tras este ritual se pasa a trasladar el cadáver al cementerio.

El entierro en el rito musulmán

El hecho que más difiere entre el rito cristiano y el musulmán es la falta del ataúd. En el rito musulmán el cuerpo es enterrado, bajo tierra a ser posible, solo envuelto en las telas antes mencionadas. En el caso de que el entierro sea en un país extranjero que obligue al uso del ataúd puede hacerse si no hay más remedio.

Existen dos clases de tumbas. Si la tumba tiene forma rectangular se llama Al-lahed. Si por el contrario se realiza en forma de angulo recibe el nombre de  Al-saqq.

Es recomendable que los muertos se entierren en la ciudad donde mueren y no sean trasladados. Cuanto antes el cuerpo este bajo tierra mejor para el día de la resurrección.

El entierro recibe el nombre de Al-dafin y puede realizarse en cualquier momento con algunas excepciones. No se puede enterrar un cuerpo desde el alba hasta que se levanta el sol. Tampoco cuando el sol empieza a palidecer al atardecer hasta que se pone completamente. Tampoco cuando el sol esta situado en su cenit.

El cuerpo debe recostarse sobre el lado derecho mirando hacia La Meca. No suele colocarse sobre la tumba ni lápida ni flores.

El luto en el Islam.

Una de las cosas que establece el rito musulmán es como llorar a los muertos. Al contrario de la costumbre cristiana de llorar a los muertos incluso contratando personas para ello (plañideras) los musulmanes tienden a ser recatados.

Este recato se debe a que Mahoma les dijo que alguien que llora excesivamente o se lamenta en voz alta hace sufrir al fallecido.

El periodo de luto en el que se puede llorar a un muerto es de tres días. Este periodo se llama Iddah y es el que deben seguir familiares y amigos.

Para la esposa del difunto el procedimiento es diferente. El luto se extenderá por un período de cuatro meses y diez días. Esto se considera una extensión del matrimonio con el fallecido. Sirve para comprobar que la esposa no está embarazada. En el caso de que si esté embarazada este período se lleva hasta el parto.

Las condolencias

El período en que se pueden extender el hecho de dar el pésame no tiene limitación temporal en el Islam. Se supone que es una forma de compartir el dolor que ayuda a la familia a superarlo.

Es costumbre acudir con comida para la familia en duelo. También se considera contraproducente el hecho de permanecer en la casa más tiempo del necesario a no ser que la familia lo solicite.

Curiosidades y prohibiciones.

Este procedimiento que hemos explicado debe ser llevado a cabo en cualquier rito musulmán funerario. Sea del lugar o condición social que sea no se puede cambiar ni un ápice.

El Islam prohíbe tajantemente cualquier cremación o embalsamamiento del cuerpo. Como ya hemos dicho antes los musulmanes creen que el cuerpo sera resucitado físicamente y debe permanecer lo más puro posible.

 

 

 

Deja un comentario