Funerales

Dar el pésame: como afrontarlo

¿Como me dirijo a la familia para dar el pésame?

Nos enteramos de que ha muerto alguna persona a la que conocemos. Se va a celebrar un velatorio para rendirle homenaje. Como conocíamos a esa persona, decidimos que nos vamos a acercar al tanatorio en el que se encuentra para mostrar nuestros respetos y ofrecer las condolencias a la familia del fallecido. Nos vestimos para la ocasión como corresponde y nos dirigimos al lugar del velatorio. Llegamos allí y preguntamos la sala en que se encuentra la persona que queremos ver, nos lo indican y nos dirigimos hacia allí. Ahora llega el momento más delicado, como actuamos, como damos el pésame.

¿Cómo está la familia del difunto?

Lo primero que hay que observar es en que momentos encontramos a la familia. Durante un velatorio, que suele durar algunas horas, la familia sufre altibajos que es difícil evitar, y cuando nosotros cruzamos el umbral de la puerta no sabemos en que fase se encuentran. Por eso es importante que vayamos con unas ideas claras de como actuar y que decir. En este pequeño artículo os daremos unos pequeños consejos que os puedan ayudar.

El pésame según nuestra relación con la familia

Si la persona es alguien muy cercano a nosotros quizás sea mejor no hablar. A veces un abrazo es mucho más confortable que cualquier palabra que podamos decir. Es una muestra de nuestro aprecio y nuestro apoyo, y seguro que ayuda a cualquier persona a no sentirse sola en estos momentos. Es una forma personal y cercana de dar el pésame tan cálida como la flor más hermosa

Pero puede darse el caso de que nuestra relación con el difunto no sea tan cercana, incluso darse el caso de que la familia no nos conozca o puede que no se acuerden de nosotros. Hay que seguir unos pasos para que la situación no se torne incómoda.

Como actuar al llegar al tanatorio

1. Lo primero es presentarse ante la persona más cercana al difunto o la familia o amigos que haya en ese momento en la sala. La presentación se hará con nombre y apellidos. Debemos explicarles cual era nuestra relación con el fallecido. Por ejemplo: “Hola, soy Juan Pérez, era compañero de trabajo de Antonio.” De esta forma la familia nos sitúa y nos acoge.
2. Lo siguiente que debemos tener en cuenta es intentar evitar todas esas frases típicas que todos tenemos en la cabeza. Estas frases son las más repetidas en estos casos, y  lo único que pueda suceder es que irriten a los presentes. Me refiero a frases del tipo “siempre se van los mejores” o “era tan joven”. Intentemos ser originales a la vez que cercanos.
3. Se preguntaran entonces ¿que debo decir? Es muy sencillo, emplee una frase breve pero que exprese su sentir por la pérdida. Con decir simplemente “siento mucho lo sucedido” o “mi más sincero pésame”. Con estas sencillas palabras se consigue nuestro propósito.
4. Puede suceder que en ese momento algún familiar se hunda y rompa a llorar por la emoción. No dude en ese caso en acompañar sus palabras de un abrazo cálido. Quizás sea un momento incómodo para usted pero reconfortará a la persona que tiene delante. Además de por sentado que alguno de los otros familiares o amigos de la familia se apresuran a consolarla rápidamente.
5. Por último, una vez que usted ya ha comunicado sus condolencias es momento de pasar a un segundo plano. Es el turno para que otras personas puedan ofrecer el pésame.
6. No se vaya inmediatamente de la sala. El lugar en el que se debe estar es en la sala de velatorio. No es oportuno estar en el pasillo fumando o haciendo una reunión social con otras personas. Una vez que haya estado un tiempo prudencial para dar su apoyo si que será momento de retirarse.  Antes debe despedirse de la familia de forma sencilla.
Espero que estos consejos le ayuden a afrontar este complicado momento la próxima vez que les suceda.

Deja una respuesta