Funerales

La beneficencia ¿Y si no puedo pagar un entierro?

Beneficencia en el estado español

Ya hablaremos de cuanto cuesta un funeral en España en otro artículo de este blog. Para los que no lo sepan el coste medio ronda los 3500 € para un sencillo funeral. En este monto incluimos el traslado del cadáver, el velatorio, sepelio,ataúd o urna. También los arreglos florales, esquelas, etc. Y por último la inhumación o la incineración del cuerpo. Todo esto varía mucho según la ciudad española en que celebremos dicha ceremonia. Este costo puede llegar hasta cerca de los 5000 € mínimo en algunas localidades.

Cuales son en la actualidad las personas que pagan los sepelios.

Cuando no existe contratado un seguro de decesos que se haga cargo del sepelio porque hemos estado pagando durante nuestra vida las cuotas necesarias, son los herederos los que deben hacerse cargo de estos gastos. Este pago se produce descontando del importe que vayan a recibir como herencia la parte correspondiente a todos los gastos del sepelio. Así que normalmente son los familiares cercanos los que de manera forzosa deben hacerse cargo de dichos gastos.

La beneficencia

Pero en el caso de que los herederos renuncien a la herencia o no puedan hacerse cargo de los costes pueden acogerse a la beneficencia. No basta con que decidamos que no queremos hacernos cargo del entierro. Debemos ponernos en contacto con los servicios sociales de nuestro ayuntamiento para que certifique su situación. En este caso las soluciones de cada ayuntamiento pueden ser variadas. Lo habitual es que se encargue de emitir un certificado para la funeraria y otro para el entierro en el cementerio. Las funerarias están obligadas a ceder sus instalaciones para la celebración del velatorio, y en algunas incluso de la ceremonia. Aquí se encuentra el verdadero acto de beneficencia. Una vez que se produzca esto se produce el traslado al cementerio donde se produce la inhumación. En estos casos nunca se produce la incineración ya que es mucho más cara.

La beneficencia y el cementerio

Para este menester en los cementerios tienen reservados algunos nichos, habitualmente los más altos. En dicho nicho no se colocará una lápida sino que se tapará con hormigón, se coloca una cruz en el caso de que el fallecido fuera católico y un soporte para que se pueda colocar unas flores. El hecho de que se utilicen los más altos se debe a que al recibir más sol y más directamente las inclemencias del tiempo la desaparición del cadáver es más rápida. Así también destinan a beneficencia aquellos que normalmente nadie desea debido a la inaccesibilidad por su altura.

La beneficencia y donde acaban estos cadáveres.

El nicho puede utilizarse durante un periodo que varía entre los dos y los cinco años. Tras este periodo se procede a la apertura y retirada de los restos óseos. En el mejor de los casos pasarán a una fosa común donde van los cadáveres de los tratados en régimen de beneficencia.Para un ayuntamiento español el coste de este tipo de sepelios es de unos 700 € .

Panorama actual

En la actualidad el número de sepelios que usan la beneficencia aumenta cada año. Sirva como ejemplo la ciudad de Barcelona. El último año del que existen datos corroborados es 2014. En este año el número de entierros que se llevaron a cabo por la beneficencia fueron 308 frente 212 de 2013 y los 218 de 2010. Estos datos se pueden extrapolar a cualquier otro municipio español. Estos bagajes no son más altos porque en la actualidad las mayoría de las personas ancianas que fallecen han estado pagando un seguro durante toda su vida.  Si se tuviera ahora que afrontar el pago del total se puede asegurar que el número sería muy superior.

Deja un comentario