Infantil
Duelo

Edad infantil. Como comunicar la muerte.

El duelo infantil. Como afrontarlo

La edad infantil es una de las que más ha cambiado en la humanidad en los últimos tiempos. Actualmente nuestra sociedad es muy diferente a lo que lo era por ejemplo hace 100 años. Muchas de nuestras costumbres no tienen nada que ver con las que la humanidad ha tenido a lo largo de la historia. La relación con la muerte es una de ellas. Y en el caso infantil más claro si cabe.

Importancia de explicar la muerte en edad infantil

A lo largo de la historia se ha muerto y velado a los muertos en casa. Pero ahora todos morimos en hospitales o centros similares. Y se ha convertido en una costumbre alejar cuanto podamos a los niños de estos hechos. Creemos que ellos deben ser ajenos a todo aquello que puede causarles dolor cuando en realidad es al revés. El afrontar la realidad fortalece su carácter y les hace ver la vida tal y como es. A nosotros no nos gusta ver el sufrimiento humano y menos el infantil. Es por ello que con la excusa de que son pequeños y no lo entenderán les ahorramos el mal trago.

A veces hacemos juegos malabares con las palabras para no pronunciar la palabra muerte o muerto ante un niño. Hace que sea nuestro comportamiento parezca el infantil y no el suyo. A los niños hay que decirles la verdad sin tapujos. Ellos la aceptaran plenamente para sorpresa de muchos de nosotros.

Debemos tener en cuenta que cualquier día les tocará afrontar la muerte de alguien cercano. Cuanto más preparados estén mejor para ellos. No les ayudamos ocultándoles la verdad, bien al contrario les perjudicamos.

Que pasa al comunicar un fallecimiento durante la infancia.

Una vez que hemos decidido comunicar el hecho de una muerte en edad infantil vamos a ver que puede ocurrir.

Sea cual sea la edad en que un niño va a recibir la noticia su reacción es la misma. En edad infantil les surgen multitud de preguntas sobre la muerte que desean que sean contestadas. Evidentemente no son las mismas preguntas a los 3 años que a los 10.

Entre los 3 y los 6 años les importa que se hace en el cielo, quien los cuida o la edad a la que se muere por ejemplo. Más adelante y hasta los 9 años ya comienza a dominar conceptos abstractos y pregunta como es el cielo o donde va uno cuando muere. Pero también se abren otros temas como si se sentirá orgulloso o triste ante determinadas cosas que puedan suceder o los procesos que sufre un cuerpo tras la muerte.
La edad infantil se considera que llega hasta los 12 años. Aquí comienza la adolescencia. En esta etapa se preocupan más por los que siguen aquí vivos. Como lo pasará alguna persona cercana. Pero también por como continuará la vida cotidiana de la familia.

Edad infantil: elegir bien el momento.

La persona indicada para comunicar la muerte es aquella más cercana al niño. En primer lugar los padres por supuesto. Pero si se diera el caso de que no pudiera ser siempre aquel más cercano al niño. Y no por parentesco sino por afinidad.

Hay que hacerlo lo antes posible. En estas edades se perciben todos los cambios y el hecho de un fallecimiento provoca reacciones en todos nosotros. Hagamos que ellos se sientan parte de la familia.

Hay que elegir un lugar donde el niño se sienta cómodo y a gusto. De esta manera podrá expresarse con total libertad sin sentirse cohibido por ello.

Como dar la noticia

Cuando ya tenemos todo preparado no le soltemos la noticia como un bofetón. Partimos de lo más esencial del hecho para luego ir acotando los detalles. Hay que aclararle los aspectos fundamentales de la muerte.

En este momento hay varios conceptos que debemos dejar muy claros para que comprenda la muerte en la edad infantil. Estos conceptos son la irreversibilidad de la muerte. La muerte es inevitable. El segundo concepto es la universalidad de la muerte. Nadie escapa a este hecho vital. Este hecho se produce por que se produce el fin de las funciones vitales. El cuerpo ya no funciona, debido a causas físicas, que llevan al fallecimiento. Debemos explicar en cada caso cuales son esas causas. Estas explicaciones que damos en esta época infantil deben hacerse tanto en caso de muerte natural como de accidente o muerte violenta. Todo debe tener una explicación para el niño.

Una vez que le hemos dado la noticia esperemos a ver cual es su reacción. Nunca se deben reprimir sus emociones. Si quiere llorar que llore, si quiere gritar que grite. Quizás reaccione con un enfado o solo con tristeza. Sea cual sea debemos comprenderla y apoyarla.

Posteriormente seguro que comienzan las preguntas infantiles. Vamos a intentar contestarlas en la medida de lo posible teniendo en cuenta su edad.

Cuando consideremos que se ha asimilado la noticia continuamos. Vamos a introducirlo en los ritos de la muerte y la despedida de un ser querido. Esto sin duda le ayudará a considerar la muerte, a sentirse parte del grupo familiar y a despedirse de la persona que muere.

Deja un comentario