Funerales

Mahatma Gandhi: Funerales con historia

Mahatma Gandhi

Mohandas Karamchand Gandhi, que ese era su nombre, nació el 2 de octubre de 1869 en la ciudad costera de Porbandar, en el noroeste de La India. Mahatma, que fue el apelativo con el que pasó a la historia significa literalmente gran alma. Como muchos líderes de masas del siglo XX murió asesinado debido a sus ideales de no violencia y confraternización. En su caso porque quería una India unida donde vivieran en armonía musulmanes e hindúes. Pero para entender la grandeza de este personaje hay que observar la evolución durante su vida.

Gandhi en sus primeros años

La infancia de Gandhi transcurrió en en un ambiente religioso sobretodo a causa de su madre que seguía las tradiciones brahmánicas e hindúes. De ella adquirió una de las costumbres que le caracterizan, los frecuentes ayunos. Gandhi realizó hasta dieciséis a lo largo de su vida política por diferentes protestas.
Nunca destacó por ser un buen estudiante a pesar de los esfuerzos de la familia. En vista de ello fue enviado a Londres en 1888 con diecinueve años. En estos tres años que pasó en Londres hasta 1891 comenzó Gandhi a evolucionar en sus pensamientos. Aquí descubrió el cristianismo, pero también descubrió su propia cultura, descubrió oriente. Llegó incluso a querer fusionar en un solo pensamiento las ideas de budismo, cristianismo, islamismo y brahmanismo. El defendía como idea común entre todas ellas la idea de la renunciación.

Gandhi se va a Sudáfrica

Regresó a su país con estudios legales que no le sirvieron para nada. En su primer juicio se quedó mudo ante el tribunal. Aceptó un trabajo que le ofreció una empresa musulmana en Sudáfrica  y allí se traslado en 1893. Sudáfrica era un país muy activo económicamente en el que residían colonias de todas las razas pertenecientes al vasto imperio británico. Entre ellas era muy importante la comunidad india. El sistema de apartheid sudafricano despreciaba a los hindúes como el mismo comprobó en sus carnes. Cuando acababa su trabajo y ya dispuesto a regresar a su patria sucedió algo que cambió su vida. Se estaba gestando una ley que impedía votar a sus compatriotas y Gandhi decidió aplazar un poco su partida para organizar la protesta contra ella. Ese aplazamiento duró veintidós años .

Durante esta etapa luchó sin descanso por los derechos de su comunidad. Su postura viajó desde la idea de la buena voluntad de las autoridades británicas hasta el convencimiento de que realmente querían ser superiores y explotar a las minorías. Poco a poco pasó también a tener una vida más sencilla y fue fraguando su idea del activismo no violento. En Sudáfrica estuvo hasta 1913 año en que decidió que volvía a su India natal.

Gandhi regresa a La India

Debido a sus actividades en el país africano era ampliamente conocido en la India y a su regreso fue recibido prácticamente como un héroe. Fundó una comunidad que era casi un monasterio y allí comenzó sus días de lucha. En la India tuvo dos luchas paralelas, la primera contra las autoridades británicas y la segunda por la eliminación de las discriminaciones por castas tan singulares en la India.
Fue en 1919 cuando decidió entrar en política a raíz de la ley Rowlatt que establecía una censura sin precedentes y fuertes penas de cárcel. Comenzó su protesta con una huelga general ampliamente seguida que sobretodo impulsaba la no violencia. Fue detenido por ello y se enteró de la matanza de Amritsar donde murieron cuatrocientas personas por los disparos del ejército británico. A pesar de ello al final venció y la ley nunca entró en vigor.

La lucha política de Gandhi

Participó a partir de entonces en numerosas movilizaciones, la más importante la marcha de la sal del año 1930 que rompió el monopolio de la metrópoli sobre este producto, hasta finalmente conseguir la independencia de su país.
Su última lucha fue porque musulmanes e hindúes consiguieran vivir en paz bajo el paraguas de un solo país. Eso fue harto complicado porque los líderes más radicales de ambas religiones no lo permitieron. Al anochecer del 30 de enero de 1948 murió asesinado por los disparos de un joven hindú que lo consideraba demasiado cercano a las posturas musulmanas.
El ayuno fue una de las armas que empleo Gandhi en sus diversas luchas. La última poco antes de su muerte. Con ello pretendía presionar a las autoridades y llamar la atención sobre los problemas que acuciaban a su patria como la abolición del sistema de castas que condenaba a las más bajas a la indigencia.

La muerte de Mahatma Gandhi

Cuando se produjo su muerte el pueblo sufrió una gran conmoción y por ello su funeral fue multitudinario. La organización de este funeral fue un reto para el gobierno de la época que no estaba acostumbrado a estos eventos. Por suerte Gandhi había dejado instrucciones por si esto sucedía.

Lo que no estaba previsto fue resuelto copiando los detalles del ceremonial británico para las exequias reales. Se tomó como ejemplo el funeral de Jorge V. Este ritual prevé que el féretro sea arrastrado por una formación de marineros sobre un armón de artillería. También es de suponer la riqueza de los detalles en el funeral de un rey. En el caso de Gandhi las diferencias fueron evidentes, para empezar el catafalco de Gandhi fue una simple tabla de madera que se colocó sobre un camión. Fue tirado por marineros, pero también por soldados de otros cuerpos que quisieron participar en el funeral. El cuerpo fue preparado en la casa del multimillonario Ghanshyam Birla y amortajado de manera lo más sencilla posible.

El funeral del Padre de la patria

Nadie sabe realmente cuánta gente acudió a este funeral. Hay que comprender que la India de 1948 no estaba preparada para informar de igual manera que hoy en día. Lo que si es evidente por las fotos que se conservan de la época y los testimonios de quienes asistieron es que la caravana funeraria acabó sumergida entre una multitud que quería despedir a su líder. Incluso el propio camión cubierto de flores al que se encaramaron varias personas, algunos de ellos importantes personalidades como Nehru.
La caravana, acompañada por la multitud de hombres, mujeres y niños se acercó hasta una explanada a las afueras de la ciudad donde se colocó la pira funeraria. Sobre dicha pira colocaron el cadáver del líder hindú para su incineración. La cabeza hacia el norte porque es la posición en que Buda pasó al Paranirvana. La multitud tuvo que ser contenida por numerosos policías a pie y a caballo.

La pira funeraria de Gandhi y la tradición rota

La tradición exige que sea el primogénito quien prenda esta pira, pero en este caso no pudo ser así. Harilal Gandhi no fue ni siquiera a este acto. Hacia muchos años que no tenía relaciones con su padre. En su lugar fue el tercero de sus hijos, Ramdas quien tuvo ese honor Sus restos fueron recogidos dos días después por la familia y se repartieron en múltiples urnas por todo el país para que fueran esparcidas.

 

El ritual no fue concluido hasta sesenta años después. Su amigo Sriman Narayan conservaba una de las urnas y la familia pudo finalmente descansar porque se cumplieron los deseos del padre de la India. Además la última ceremonia reconcilió a los herederos del primogénito con su bisabuelo porque la bisnieta de Harilal fue la encargada de esparcir las cenizas.

Hoy en día todo aquel que quiera homenajear a Gandhi puede hacerlo en el Raj Ghat. Se trata de un memorial en su recuerdo que está en Nueva Delhi. Una simple losa de mármol negro es el homenaje a semejante personaje con una llama eterna que nunca se consuma. En él se puede leer la última frase que pronunció Mahatma “Hey Ram”que significa Oh señor.

Deja un comentario