chinos
Funerales

Chinos y ritos funerarios. El rito más desconocido.

Chinos. Cada día más presentes entre nosotros.

Chinos en España cada día hay más. No hay más que fijarse en cualquiera de nuestras ciudades. En las más grandes encontraremos seguramente múltiples negocios regentados por ciudadanos chinos. En un principio recordareis que se trataba principalmente de restaurantes chinos. Estos restaurantes nos ofrecen lo que para nosotros siempre ha sido comida china. En realidad han europeizado mucho sus menús.

Luego, antes del euro, aparecieron las tiendas que llamábamos de veinte duros. Con el tiempo estos inmigrantes chinos han conseguido que todas estén regentadas por ciudadanos de esta nacionalidad. Actualmente ya existen multitud de negocios regentados por ellos. Bares, supermercados, etc. están entre ellos.

Curiosidad por la forma de vida china.

El ciudadano chino, al contrario que los de otras nacionalidades, se caracteriza por su discreción. Parece que no están, y si están no se notan. Pero poco a poco se han convertido en una gran comunidad en nuestro país.

Algo que nos llama la atención es que no viven de la misma forma que nosotros. La comunidad china está muy encerrada en si misma. Un chino es muy difícil que acuda a un banco a pedir un préstamo por ejemplo. Siempre intentará que el dinero le sea prestado por otro chino que se dedique a ello. Incluso puede que el dinero proceda de su propio país enviado por un familiar o amigo.

El chino y la muerte

En cuanto al fallecimiento de un chino en España es igualmente curioso. Pocos de nosotros hemos podido observar alguna vez el funeral de algún chino. Es muy difícil, pero tiene una explicación.
China es un país con una historia milenaria. Esa historia hace que las tradiciones estén muy enraizadas dentro del imaginario colectivo. Aunque debido a la gran extensión del país las variedades son innumerables existen ciertos rasgos comunes.

Una de las tradiciones es la de acabar la vida donde se empezó. Por eso cuando un chino sabe con certeza que sus días llegan a su fin intenta retornar al sitio donde comenzó. Aún así muchos no lo logran o ni siquiera lo intentan.

La tradición funeraria en China

China es como hemos dicho un país muy extenso. La variedad en cuanto a sus costumbres es por tanto muy amplia. Lo que si que es cierto es que todas se basan en su tradición. La tradición se alimenta de forma ecléctica de múltiples fuentes. La mayor de todas es el taoísmo. Esta creencia se basa en la armonía entre el cuerpo y el espíritu. El yin y el yan son su máxima expresión. Sus preceptos sirven para todo en la vida, y también en la muerte.

Como los ritos funerarios chinos son múltiples vamos a tener que tomar alguno como ejemplo. Para ello hemos escogido el de la región de donde proceden casi todos los inmigrantes chinos que hay en España.

La provincia de Zhejiang es una región tan grande como toda la península ibérica. De esta región proceden prácticamente el 80 % de los chinos que hay en nuestro país. Por ello la hemos tomado como ejemplo.

El rito funerario chino

Para un chino la muerte no es un punto final, sino que da paso a otra existencia. En este sentido la creencia es muy parecida a la de La India. El ritual chino está igualmente cargado de simbolismo. Creo que incluso más que el rito hindú.

Los preparativos comienzan ya antes de la muerte. Para que pueda morir en paz se le quita la almohada. Para un chino paz también significa recto y horizontal. Al proceder a quitar la almohada favorecemos el tránsito.

Cuando llega la muerte debe ser con ropa nueva. Pero cuidado, esta ropa nueva no debe ser de piel o pelo de animal. Si esto sucediera, según las creencias chinas, podría reencarnarse en un animal.

La casa durante el funeral chino

En primer lugar la entrada. Si el fallecido es un hombre se coloca un gong a la izquierda de la puerta. Si por el contrario es una mujer el gong se colocará a la derecha. Toda deidad que hubiera en la casa debe ser cubierta. Estatuas, estatuillas o imágenes deben ser cubiertas con un paño de color rojo. También deben quitarse o cubrirse todos los espejos de la casa. Si alguien viera reflejado al fallecido en uno de ellos existe la superstición de que pronto habrá un muerto en la familia.

Como tratar al fallecido

Lo primero que hay que hacer tras la muerte es, de algún modo, purificar el cadáver. Para ello se usa una toalla mojada, se la empapa en talco y se limpia todo el cuerpo con ella. Recuerda esta limpieza a la que realizan musulmanes y judíos.

Después pasamos a como vestirlo. El rojo es un color prohibido, podría hacer que se convirtiera en un fantasma. Para un chino los colores favoritos son azul, negro o marrón. Se introduce en el ataúd y se tapa con una tela celeste excepto la cara. Sobre la cara se coloca otra tela, pero esta de color amarillo.

El velatorio chino

En China el velatorio se celebra en casa. Si el difunto murió dentro el cuerpo se coloca dentro, pero si murió fuera de casa debe hacerse en el jardín si lo hubiera. Lo que más llama la atención es la gran cantidad de coronas de flores que se colocan. Según quien es el difunto puede haber más de treinta alrededor del ataúd. Junto a ellas debe haber una fotografía del fallecido.

El ataúd permanecerá abierto y con comida ante él. Esta comida es una ofrenda al ser querido que ha muerto. A los pies se coloca un pequeño altar. En él se quemará continuamente incienso, también habrá encendida una vela blanca. Por último se quemará. Papel joss. Se trata de billetes falsos que simbolizan riqueza para la próxima vida.

Como vestir en un funeral chino

En China todo está organizado de una forma muy estricta. Tanto los lugares a ocupar como la forma de vestir está muy establecida. Todos estos detalles se cumplirían en caso de una familia que siga al pie de la letra la tradición establecida.

En cuanto a la forma de vestir el negro es el color de hijos y nueras. Se trata del color que muestra más respeto. En el siguiente nivel se encuentran los nietos que deben vestir de color azul. En último lugar los bisnietos que visten de azul celeste. Fuera de la familia son considerados los yernos. Por esa razón visten de blanco.

Hay un color que sigue prohibido en todo momento, el rojo. De la misma manera no está bien visto el uso de joyas o adornos, mucho menos si son ostentosos.

La ceremonia de despedida y el entierro

Llega el momento del último adiós. Todos los presentes dan la espalda al féretro y este se cierra con clavos. Antes de enterrarlo se coloca en la calle donde quienes quieran pueden despedirse, rezar o llorar al cadáver.

Después se inicia una comitiva presidida por los hijos y el resto de la familia. Este cortejo fúnebre se dirige a enterrar al difunto. Nuevamente todos se dan la vuelta mientras se procede a la sepultura. Antes de ello todos habrán lanzado un puñado de tierra sobre el ataúd.

Una vez sepultado el cadáver la ropa que se usó en el velatorio y la ceremonia de despedida debe ser quemada para evitar la mala suerte.

Los cementerios chinos.

Existe una curiosidad en los cementerios chinos. La mayoría de ellos están situados en alto. Normalmente en la ladera de una montaña o alguna meseta. Se busca que las tumbas estén lo más altas posible. De hecho son famosos los ataúdes colgantes en China. Son enormemente conocidos los de la montaña Wuyi.

Los chinos creen que de este modo se mejora el feng shui, lo cual es muy importante para ellos.

Las leyes en China

Todo este ritual funerario que os hemos explicado seria posible si siguiésemos las tradiciones. Todos sabemos que desde hace mucho tiempo China se encuentra gobernada por un régimen comunista. A pesar de que en los últimos tiempos se han realizado medidas aperturistas en todos lo ámbitos existen normas que se aplican debido a la superpoblación.

El ámbito funerario no escapa a estas medidas. Así desde hace mucho tiempo se favorece en China la cremación por encima de la inhumación. Por eso es muy difícil que en la ciudad veamos cementerios. Solo en las zonas rurales es más fácil observarlos porque la gente quiere mantener sus tradiciones.