Duelo

Aflicción anticipada. El duelo antes del duelo.

Aflicción anticipada ¿Qué es?

Aflicción anticipada o duelo anticipatorio, como su propio nombre indica, y yo señalo en el título de este artículo, este tipo de duelo se produce antes de que realmente se produzca la muerte de un ser querido. Es, por decirlo de una manera gráfica, como colocar flores en el cementerio antes de que la tumba haya sido ocupada.

¿Cuando se produce este tipo de aflicción?

Como todo en esta vida podríamos encontrar múltiples ejemplos que ilustrasen situaciones en la que se puede producir este tipo de duelo. Pero desde aquí nos vamos a centrar en las dos posibilidades más habituales.

Cuidado de ancianos.

Actualmente en España la edad media de la población se ha elevado considerablemente en los últimos años sobretodo. A raíz de esta situación ha nacido una nueva “profesión” que hasta ahora se encontraba incrustada en el ámbito familiar.

Nos referimos a la proliferación tanto de residencias para la tercera edad como de personas que individualmente y en sus domicilios atienden diariamente a otros que ya no se pueden valer por si mismas y en las que la familia no puede hacerse cargo por diversas causas.

En ambos casos es inevitable que se establezcan fuertes lazos entre cuidador y cuidado. ¿Porque podemos hablar de duelo anticipado? Es evidente que la persona a la que se cuida ya no está en la flor de la vida. Asistimos a sus últimos años de existencia. Este hecho produce la sensación de aflicción, de duelo por la próxima pérdida.

Enfermedad terminal y aflicción.

La segunda situación en la que se puede hablar de duelo anticipado se produce más dentro del ámbito familiar aunque no exclusivamente.

Este tipo de duelo se ha estudiado por psicólogos mayoritariamente en casos de enfermos de cáncer. Este hecho se debe a que en los hospitales son los casos en que es más duro para familiares y amigos ver como se apaga una vida.

La familia recibe la noticia de que el fallecimiento se puede producir en cualquier momento y a partir de entonces se produce esta sensación de aflicción.

Sobre esta situación es sobre la que vamos a escribir en este artículo para intentar entender y afrontar este tipo de duelo.

Aflicción en el duelo anticipatorio ¿Porque se produce?

Es evidente que ante la noticia de un fatal y próximo desenlace nuestra mente lleva a cabo diferentes procesos. Cada uno lo lleva a su manera, eso es lógico, pero el proceso suele ser bastante similar en la mayoría de los casos.

Comienza un proceso de miedo a la pérdida, a lo desconocido que tendrá la nueva situación y a los cambios en la estructura y funcionamiento de la vida cotidiana cuando realmente se produzca la pérdida.

Ninguna familia, por fuerte y dura que sea, es indiferente a esta situación y no sufre este proceso de aflicción.

La aflicción vista por los expertos.

¿Es negativo el duelo anticipatorio? Pues si no se lleva a extremos no. Todos los psicólogos que han estudiado este tipo de aflicción tienen una opinión bastante común.

El duelo anticipatorio prepara a las personas a la hora de aceptar la futura noticia. Permite a las familiar en primer lugar asumir el dolor de una forma más paulatina. El dolor puede a su vez transformarse en una sensación de paz interior que ayude a superar las fases del duelo posterior de forma menos traumática.

Aspectos positivos en la aflicción del duelo anticipado.

Puede ser chocante escribir sobre aspectos positivos, pero los hay. Este período es aprovechado por muchos para poder resolver asuntos pendientes que tenemos con el enfermo. Al contrario que en el caso de la muerte inesperada donde no podemos despedirnos del ser querido aquí sucede todo lo contrario.

En esta especial situación tenemos mucho tiempo para hablar con esa persona cercana y resolver problemas o deudas pendientes de una manera sosegada. Es muy importante para ambos saber aprovechar el tiempo de forma adecuada. Perdonarnos y reconciliarnos por situaciones pasadas, dejar sentadas las bases para un futuro más o menos cercano, tratar sobre incertidumbres a nivel familiar, financiero o de proyectos en común es perfecto para resolver en este momento.

La aflicción en el duelo anticipado. Síntomas.

Según la enfermedad que sufra el paciente la situación puede convertirse en una verdadera montaña rusa de emociones. En algunos momentos se ve la muerte de una forma inminente, mientras que en otros casos parece que nuestro ser querido revive de forma inesperada.

Los síntomas son bastante parecidos a los de un proceso de duelo habitual, pero con las características propias de cada situación.

¿Que podemos observar en estos casos?

 

Llanto producido por la tristeza que supone la próxima muerte. Aquí podemos llegar incluso al miedo por la incertidumbre que nos produce la futura situación tanto a nivel personal como familiar.

Soledad en la aflicción. Muchos sienten la necesidad de ser escuchados, pero no encuentran ni a la persona ni el momento para expresar sus emociones.

Ansiedad a nivel físico y psíquico. El proceso puede degenerar en temblores, trastornos del sueño y del apetito e incluso temblores.

Ambivalencia ante el enfermo. Te invito a leer nuestro artículo sobre este tema. Básicamente el sentimiento de culpa por hechos acaecidos anteriormente nos invade.

Irritabilidad excesiva. Los nervios que se sufren en estas situaciones no llevan a que estemos más irritables de lo habitual. En fases extremas podemos llegar a la ira con gran facilidad.

¿Que hacer ante la aflicción durante el duelo anticipatorio?

Lo primero, y como siempre decimos, ponte en manos de un profesional. No nos cansaremos de recordarlo en nuestro blog. Estáis en un hospital. Consultad a los médicos cualquier duda que os pueda surgir tanto sobre el presente como sobre el futuro.

Vivid el presente. Tened en cuenta que esta persona amada está viviendo sus últimos momentos con vosotros. Si la situación lo permite intentad pasar momentos agradables con ellos. Lo importante es la calidad de la relación y no la cantidad de tiempo que podamos disfrutar de ella.

Expresad vuestros sentimientos. Es normal que sintáis una vorágine de sentimientos encontrados. Pero si podéis establecer una relación con vuestro amigo o familiar en la que ambos os expreséis con libertad lo agradeceréis. Hablad con libertad de todos los temas que queráis resolver.

Pero no solamente debéis expresaros, también debéis escuchar. Atended las necesidades y anhelos del enfermo y conseguid establecer una relación en la que ambos os beneficiéis.

Si en todo este proceso aceptais el apoyo de los familiares y amigos cercanos mejor. El avanzar en el camino de la despedida como un grupo o una familia unida fortalecerá las relaciones futuras sin duda.

Y procurad cuidaros a nivel físico y mental. Comed, dormid y no os quedéis todo el día pegados a la cama. El simple hecho de caminar un poco o hacer algún tipo de ejercicio diariamente mejorará los momentos en que estéis junto a vuestro ser querido.

¿Como podemos ayudar los que no somos miembros de la familia?

El apoyo es fundamental en cualquier proceso de duelo, más aún en este que puede alargarse en el tiempo.

Durante este período el apoyo externo que recibe la familia es menor o inexistente. La muerte no se ha producido y existe la idea preconcebida de que hay que ser fuerte  en estos momento.

Las personas que no sufren en primera el duelo anticipatorio no llegan a entenderlo. Si no encuentras apoyo en los amigos búscalo en los profesionales.

Aflicción y ayuda.

Si has pasado o conoces la enfermedad informales. Síntomas, objetivos de alguna medicación, procesos del enfermo. Cualquier información es útil.

Escucha y comprende las emociones. Comprender las emociones y escuchar todo aquello que nos quieran decir es útil para sobrellevar mejor la situación.

Sé un amigo ni más ni menos.

aflicción anticipada

Aflicción anticipada